Feeds:
Entradas
Comentarios

 EL ÁGUILAÁguila-Cielo

Año I – Núm. 3

 Aguilar de Campóo,

30 de mayo de 1914.

.

De nuestro estimado colega  El Eco de Barruelo, correspondiente al día 20 de mayo de 1914, copiamos el siguiente artículo, cuyo autor es

Alejandro A. de Santocildes Barrio

.

El Eco de Barruelo - Cabecera

¡ASÍ SOMOS…!

______

.

Plaza de Barruelo

Plaza de Barruelo

«Determinados individuos, opónense sistemáticamente a cuanto grande y beneficioso pueda salir del pensar ajeno. La realización de todo lo que pueda redundar en beneficio general, no la comprenden si no lleva consigo refinado egoísmo.

         Para ellos el placer del bien de sus semejantes no existe, y cuando ven a un individuo que se preocupa por un algo elevado y digno, no lo achacan a la caridad o filantropía, indagan motivos y causas en las que no pensó el instigador de ese bien general y creen que ése tal, persigue un fin egoísta, quizás criminal. Seguir leyendo »

Aguila volando sobre montañas nevadasEL ÁGUILA

 Año I – Núm. 3

Aguilar de Campóo, 30 de mayo de 1914.

Autor: El Chico de la Casa

.

Espectáculos y distracciones

_____

Notas del Chico

ViolínYa está el chico con la pluma en alto. Este chico que tanto da que hablar y que por lo menos hasta después de San Juan y San Pedro no dice quién es, porque así me place y porque disfruto oyendo los comentarios sabrosos que los curiosos hacen, adjudicando la paternidad de mis escritos a fulano, a fulano o a fulano. No, lectores míos, vais muy descaminados; de las cuatro o cinco personas que he oído nombrar y que podrían ser autores de las mal hilvanadas líneas que trazo, ni por asomo se parecen en nada a mí; yo soy… yo, que diría Perogrullo, Gedeón o cualquier otro personaje por el estilo. Continuad discurriendo, amigos, mientras preparo las cuartillas necesarias para rematar el presente número, y basta de inútiles divagaciones.

No se portó mal la decena en cuanto a distracciones se refiere. Vamos por partes:

Seguir leyendo »

EL ÁGUILAÁguila-Cielo

 Aguilar de Campoo, Año I – Núm. 3

30 de mayo de 1914.

Autor: Manuel Gómez Renedo

.

Los libros de texto

_____

Catón de los niños

Catón de los niños

Tanto se ha abusado y se abusa desgraciadamente en nuestras escuelas de este modo de instruir, que en la estimación popular sabe más el niño que mejor suelta una lección, aunque de ella no entienda una palabra. Este exagerado culto al libro vicia la enseñanza y en las escuelas, de ordinario, se limita, principalmente, la ilustración a que los niños reciten como papagayos lo que dicen determinados libros sin cuidarse los maestros de que entiendan lo estudiado, y cuanto mejor lo hacen los niños tanto más instruidos están en concepto del vulgo y aún de personas de carrera, apreciándose –es cosa corriente- su valor en los exámenes por la habilidad con que repiten un párrafo –cuanto más largo mejor- y no por la explicación, aunque sea mal dada, de la cuestión tratada. ¡Error funesto para la enseñanza! Seguir leyendo »

Vamos de acuerdo

Aguila volando sobre montañas nevadasEL ÁGUILA

 Año I – Núm. 3

Aguilar de Campóo, 30 de mayo de 1914.

Autor: Buenaventura Pérez Amor

 Vamos de acuerdo

______

En el artículo  autorizado con mi firma fue publicado en el número anterior se observaba alguna discrepancia con el criterio mantenido por el director de este decenario y a fin de colocar la verdad en el merecido lugar, van las siguientes líneas:

Dejándome llevar de la impetuosidad y vehemencia de mi carácter, esperaba que la tirada del primer número de EL ÁGUILA fuese materialmente arrebatada de las manos de nuestro vendedor y que no podría faltar en ningún domicilio siendo el tema único de la general conversación. No fue así, aunque sea triste confesarlo; mis esperanzas, fueron en parte defraudas, las ilusiones que abrigaba mi pensamiento eran quiméricas, no tenían visos de realidad. Seguir leyendo »

EL ÁGUILAÁguila-Cielo

Año I – Núm. 3

Aguilar de Campoo, 30 de mayo de 1914.

El Director: Asperino Martínez y Rodríguez

.

La cultura en los pueblos

_______

.

Asperino Martínez y RodríguezDirector de EL ÁGUILA

Asperino Martínez y Rodríguez
Director de EL ÁGUILA

En todos los pueblos del globo terráqueo se va camino del progreso y de la civilización. La base de ello es la educación desde la infancia; si ésta falta es indudable, caro lector, que llega un día, un momento en que se notan sus efectos.

 Los padres, o los que hagan sus veces, primero, y luego los maestros, son los obligados a hacer entender, cada cual en su período, que el hombre o la mujer bien educados gozarán del aprecio general en la sociedad; no puede ser el que todos sean instruidos, ya por carecer de medios para ello, ya porque no fueron dotados del despejo suficiente; de todos modos, aquél que falto de medios tiene que carecer de conocimientos, es el más obligado a observar lo que las personas instruidas hacen, porque es indudable que el hombre bien instruido no debe dar mal ejemplo. ¿Quién no censura los actos que se realicen en desprecio de otro? Aquél que carezca de sentido común, o alentado por el talismán se cree con paso franco en todas partes, sin acordarse de que en la vida todos nos debemos el respeto y el aprecio consiguiente. Seguir leyendo »

¡A suscribirse!

AGUILAR DE CAMPOO

Periódico “EL ÁGUILA”, núm. 2, 2o de mayo de 1914.

 

A suscribirse

Aguila volando sobre montañas nevadasEL ÁGUILA

Año I – Núm. 2

Aguilar de Campoo,

20 de mayo de 1914.

Autor: Emilio Álvarez Vilata

.

De la fiesta del árbol

_____

Carta que, por mediación del culto periódico EL ÁGUILA, dirigen varios arbolitos desde el monte «Betrocolo» al reputado médico y simpático y celoso alcalde de Mundaca, don Martín Gondra Robles.

naranjosQuerido protector: Nos hemos enterado con gran júbilo de que ha unos días has visitado las escuelas nacionales y no oficiales de este Municipio a fin de recomendar a los niños de ambos sexos que nos amen y respeten, así como también a las plantas y flores, conminándolos con multas si llegaren a desobedecer tus mandatos en esta orden.

Pero nuestro júbilo subió de punto al presenciar desde estas alturas el grandioso festival que en nuestro honor has celebrado y más, si cabe, al oír el himno que en nuestro obsequio has cantado en tu magistral discurso, tan justamente aplaudido y digno por todos conceptos de ser publicado a los cuatro vientos. Seguir leyendo »