Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Religión’ Category

A la Inmaculada Concepción

inmaculada

Inmaculada de Murillo

Memorare

No me desampare tu amparo, 

no me falte tu piedad, 

no me olvide tu memoria. 

Si tú, Señora, me dejas, ¿quién me sostendrá? 

Si tú me olvidas, ¿quién se acordará de mí? 

Si tú, que eres Estrella de la mar

 y guía de los errados, no me alumbras, ¿dónde iré a parar? 

No me dejes tentar del enemigo,

  y si me tentare, no me dejes caer, 

y si cayere, ayúdame a levantar.

¿Quién te llamó, Señora, que no le oyeses? 

¿Quién te pidió, que no le otorgases?

                                                          Fray Luis de Granada (1504-1588)

Anuncios

Read Full Post »

A la Virgen de LLano.

A la Virgen de Llano

Aguilar de Campoo

____

Virgen de LLano Talla Románica. Siglo XIII.

        Virgen de LLano
         Talla Románica

¿Adónde va, cuando se va, la llama?

¿Adónde va, cuando se va, la rosa?

¿Qué regazo, qué esfera deleitosa,

qué amor de Padre la alza y la reclama?

Esta vez como aquella, aunque distinto;

el Hijo ascendió al Padre en pura flecha.

Hoy va la Madre al Hijo, va derecha

al Uno y Trino, al Trono en su recinto.

Por eso el aire, el cielo, rasga, horada,

profundiza en columna que no cesa,

se nos va, se nos pierde, pincelada

de espuma azul en el azul sorpresa.

No se nos pierde, no; se va y se queda.

Coronada de cielos, tierra añora

y baja en descensión de Mediadora,

rampa de amor, dulcísima vereda.

                                     

                                                Himno de Laudes – Día de la Asunción

Read Full Post »

Oda en la Ascensión del Señor

Oda de Fray Luis de León

En la Ascensión del Señor

                  ****

¿Y dejas, Pastor santo,La Ascensión del Señor

tu grey en este valle hondo, oscuro,

en soledad y llanto;

y tú, rompiendo el puro

aire, te vas al inmortal seguro?

Los antes bienhadados,

y los ahora tristes y afligidos,

a tus pechos criados,

de ti desposeídos,

¿a dónde volverán ya sus sentidos?

¿Qué mirarán los ojos

que vieron de tu rostro la hermosura,

que no les sea enojos?

Quién gustó tu dulzura,

¿qué no tendrá por llanto y amargura?

A este mar turbado,

¿quién le pondrá ya freno? ¿Quién concierto

al fiero viento, airado?

Estando tú encubierto,

¿qué norte guiará la nave al puerto?

¡Ay!, nube envidiosa

aún de este breve gozo, ¿qué te quejas?

¿Dónde vas presurosa?

¡Cuán rica tú te alejas!

¡Cuán pobres y cuán ciegos, ay, nos dejas!

 * * * *

Read Full Post »

EL ÁGUILAÁguila Imperial.

Año II – Núm. 33

Aguilar de Campóo, 30 de marzo de 1915.

El Director: Asperino Martínez y Rodríguez

 .

 Tengamos fe

­­­­­­­­___

 

Baja resoluciónLa fe enseña al hombre que la vida presente es una prueba tanto más meritoria cuanto más dura y mejor soportada, y que hay otra vida, cierta, eterna y completamente feliz, en la que los privilegios del rango y de la fortuna no constituirán otro derecho que el de ser juzgados con una severidad adaptada a los dones que se recibieron; en la que el sudor del obrero, las lágrimas del pobre, todas las pruebas de una virtud desdeñada, serán tenidas en cuenta y recompensadas de una manera magnífica.

La fe nos dice, además, que tenemos un Padre que está en los cielos, que su Providencia todo lo regula, que ama a los hombres con ardor, que prefiereHombre orando. a los pequeños y a los pobres; un Padre cuya justicia es tan estricta, tan incorruptible como inmensa es su bondad, y que este Padre tiene un cielo donde se premiará pródigamente a los que se entregan confiados a su disposición, agradecen los raros momentos de dicha que se encuentran en esta vida mortal y no murmuran de la Providencia divina por los males en que está sembrado este valle de lágrimas. Cuando esta fe ha penetrado en el alma y la gracia del Hijo de Dios la sella con sus divinos consuelos, se resigna a todo: cesa de quejarse, de envidiar a los demás, de amenazar el orden constituido y aguarda con valerosa resignación tiempos mejores, sabiendo bien que tras el sufrir de un día hay un eterno gozar en el cielo.

        Hombre orandoDesgraciadamente parece que una multitud de escritores insensatos tienen empeño en extinguir en el corazón del pueblo esta consoladora fe. ¿Qué vemos hoy en manos de la clase obrera y otras? Corruptoras novelas en que se predican la irreligión y la inmoralidad. Se les dice en todos, en todos los tonos, que nada tienen que esperar ni que temer en la otra vida, que lo que importa es gozar de los bienes presentes; se les inculca que la religión es una superchería, que los sacerdotes son unos embaucadores y que sólo la nueva ciencia tiene la misión de labrar la felicidad de los pueblos. La nueva ciencia, o sea el moderno positivismo, lo único que logra es inspirar sueños, utopías que no han de realizarse nunca sin más fin que excitar las más aviesas pasiones, extraviar el espíritu y corromper el corazón. De aquí provienen esos detestables principios, ese terrible lenguaje, esas costumbres inmorales que se observan enMujer orando ciertas reuniones.

        De éstas hay que huir y en esta semana de penitencia tener presente lo que el Salvador del mundo sufrió por nosotros, y acordándose de su persecución desde que vino al mundo hasta su muerte, tengamos un momento de meditación, y olvidando rencores y tomando algo de su ejemplo y recordando el fin para que fuimos creados, nos perdonemos mutuamente y nos amemos como hermanos que somos.

        Estos serán los consejos que desde la Sagrada Cátedra nos darán los representantes de Cristo en la tierra, poniendo de manifiesto los sufrimientos del Redentor y de su amada Madre, camino del Calvario.

* * * *

Read Full Post »

VIGILIA PASCUAL

_____

“¡Qué noche tan dichosa
en que se une el cielo con la tierra,
lo humano y lo divino!”

 CRISTO RESUCITADO.

El Exultet, llamado también pregón pascual, es uno de los más antiguos himnos de la tradición litúrgica romana.  Se canta en la vigilia de Pascua  por un diácono o por un cantante. Con este himno se invita a la Iglesia entera a exaltar y alegrarse por el cumplimiento del misterio pascual, por la victoria de Cristo sobre las tinieblas.

“Es una pieza literaria henchida de poesía y de lirismo y también de alta teología, donde se hace resaltar la caída del hombre, las tinieblas y la esclavitud en que por ella fue sumida la humanidad, la Redención por Jesucristo y la gloriosa Resurrección; cantado todo con un entusiasmo que contagia a la multitud… en esta noche que podría llamarse Noche de la Luz“. (P. Andrés Azcárate)

 

Exulten por fin los coros de los ángeles,
exulten las jerarquías del cielo,
y por la victoria de Rey tan poderoso
que las trompetas anuncien la salvación.

Goce también la tierra,
inundada de tanta claridad,
y que, radiante con el fulgor del Rey eterno,
se sienta libre de la tiniebla
que cubría el orbe entero.

Alégrese también nuestra madre la Iglesia,
revestida de luz tan brillante;
resuene este templo con las aclamaciones del pueblo.

En verdad es justo y necesario
aclamar con nuestras voces
y con todo el afecto del corazón
a Dios invisible, el Padre todopoderoso,
y a su único Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Porque él ha pagado por nosotros al eterno Padre
la deuda de Adán
y, derramando su sangre,
canceló el recibo del antiguo pecado.

Porque éstas son las fiestas de Pascua,
en las que se inmola el verdadero Cordero,
cuya sangre consagra las puertas de los fieles.

Ésta es la noche
en que sacaste de Egipto
a los israelitas, nuestros padres,
y los hiciste pasar a pie el mar Rojo.

Ésta es la noche
en que la columna de fuego
esclareció las tinieblas del pecado.

Ésta es la noche
en que, por toda la tierra,
los que confiesan su fe en Cristo
son arrancados de los vicios del mundo
y de la oscuridad del pecado,
son restituidos a la gracia
y son agregados a los santos.

Ésta es la noche
en que, rotas las cadenas de la muerte,
Cristo asciende victorioso del abismo.
¿De qué nos serviría haber nacido
si no hubiéramos sido rescatados?

¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros!
¡Qué incomparable ternura y caridad!
¡Para rescatar al esclavo, entregaste al Hijo!

Necesario fue el pecado de Adán,
que ha sido borrado por la muerte de Cristo.
¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!

¡Qué noche tan dichosa!
Sólo ella conoció el momento
en que Cristo resucitó de entre los muertos.

Ésta es la noche
de la que estaba escrito:
«Será la noche clara como el día,
la noche iluminada por mí gozo.»

Y así, esta noche santa
ahuyenta los pecados,
lava las culpas,
devuelve la inocencia a los caídos,
la alegría a los tristes,
expulsa el odio,
trae la concordia,
doblega a los poderosos.

En esta noche de gracia,
acepta, Padre santo,
este sacrificio vespertino de alabanza
que la santa Iglesia te ofrece
por medio de sus ministros
en la solemne ofrenda de este cirio,
hecho con cera de abejas.

Sabernos ya lo que anuncia esta columna de fuego,
ardiendo en llama viva para gloria de Dios.
Y aunque distribuye su luz,
no mengua al repartirla,
porque se alimenta de esta cera fundida,
que elaboró la abeja fecunda
para hacer esta lámpara preciosa.

¡Qué noche tan dichosa
en que se une el cielo con la tierra,
lo humano y lo divino!

Te rogamos, Señor, que este cirio,
consagrado a tu nombre,
arda sin apagarse
para destruir la oscuridad de esta noche,
y, como ofrenda agradable,
se asocie a las lumbreras del cielo.
Que el lucero matinal lo encuentre ardiendo,
ese lucero que no conoce ocaso
y es Cristo, tu Hijo resucitado,
que, al salir del sepulcro,
brilla sereno para el linaje humano,
y vive y reina glorioso
por los siglos de los siglos.
Amén.

Read Full Post »

¡Oh Cruz fiel…!

¡Oh Cruz fiel…!

 Cruz.--

¡Oh Cruz fiel, árbol único en nobleza!
Jamás el bosque dio mejor tributo
en hoja, en flor y en fruto.
¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la Vida empieza
con un peso tan dulce en su corteza!

Vinagre y sed la boca, apenas gime;
y, al golpe de los clavos y la lanza,
un mar de sangre fluye, inunda, avanza
por tierra, mar y cielo, y los redime.

Ablándate, madero, tronco abrupto
de duro corazón y fibra inerte;
doblégate a este peso y esta muerte
que cuelga de tus ramas como un fruto.

Tú, solo entre los árboles, crecido
para tender a Cristo en tu regazo;
tú, el arca que nos salva; tú, el abrazo
de Dios con los verdugos del Ungido.

Al Dios de los designios de la historia,
que es Padre, Hijo y Espíritu, alabanza;
al que en la cruz devuelve la esperanza
de toda salvación, honor y gloria.

RAMA DE OLIVO.-


Read Full Post »

A Nuestra Señora de Llano

MEMORARE
Fray Luis de Granada (1504-1588)

 

La Virgen de Llano Patrona de Aguilar de Campoo

A Nuestra Señora de Llano

Patrona de Aguilar de Campoo

_____

No me desampare tu amparo,
no me falte tu piedad,
no me olvide tu memoria.

Si tú, Señora, me dejas, ¿quién me sostendrá?
Si tú me olvidas, ¿quién se acordará de mí?
Si tú, que eres Estrella de la mar
y guía de los errados, no me alumbras, 
¿dónde iré a parar? 

No me dejes tentar del enemigo,
y si me tentare, no me dejes caer,
y si cayere, ayúdame a levantar.

¿Quién te llamó, Señora, que no le oyeses?
¿Quién te pidió, que no le otorgases?

(Fotografía: Esther Fuente Ruiz)

Read Full Post »

Older Posts »