Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/02/17

EL ÁGUILA, junio de 1914.

“De fiestas”

 

 

Dulzaineros..-Las fiestas de Cenera celebradas los días 31 de mayo y 1.º de junio del corriente, se vieron muy concurridas por el elemento joven de los inmediatos pueblos, divirtiéndose cuanto quisieron con los medios que para ello les proporcionaron los vecinos del simpático pueblo.

La función celebrada aquí en los mismos días en el barrio del Pozo va decayendo de un modo lamentable, pero aún así se solazaron lo suficiente los aficionados a estas diversiones.

La función de la Santísima Trinidad, celebrada en la calle de Matías Barrio y Mier, antes Portazgo, resultó en extremo animada. Los populares dulzaineros Jacinto y Modesto, de Osorno, ejecutaron las más selectas composiciones de su extenso repertorio, mientras con febril entusiasmo se entregaban a su distracción favorita los aficionados al baile.

Con motivo de esta fiesta vimos por esta villa numerosos forasteros, cuyos nombres no pudo retener mi memoria.

El Niño de la Estaca

****

 

Read Full Post »

EL ÁGUILAÁguila Imperial.

Año I – Núm. 21

Aguilar de Campoo

30 de noviembre de 1914.

Autor: El Niño de la Estaca

 

El nuevo distribuidor de “EL ÁGUILA”

____

 

Repartidor de periódicos,.-Nos proporcionaron un enorme disgusto los anteriores repartidores al negarse terminantemente a hacer llegar a manos de nuestros abonados y lectores asiduos el anterior número de este periódico, por mor del mal tiempo que padecíamos.

Nada podíamos exigirles; trabajaron hasta entonces gratis et amore y así hubieran continuado si no fuera por los copos blancos que por esta época suelen caer, para aumentar el gasto de combustible y hacer que sintamos un extraordinario cariño por los aparatos productores de calor.

Solucionado el conflicto por aquel día, pensamos en buscar quién, en lo sucesivo, se encargara de realizar tal misión, con la prontitudAguilar Nevado. y ligereza propias del caso, mediante un irrisorio sueldo y una comisión módica en las ventas hechas por su mediación. Muy luego nos acordamos del popularísimo industrial Cesáreo del Valle (a) Pavolo que, además de sentir por nosotros irresistibles simpatías, tiene una potente y bien timbrada voz para pregonar la parte interesante de cada editorial.

Tiene también un hermoso bombo; aquel que utilizó el desdichado Pavolín para anunciar las fiestas de San Juan. Cuando nos parezca oportuno dispondremos de él y vamos a producir tal estruendo que hasta los sordos nos mandarán callar.

Repartidor de periódicos.Cargué con la obligación de tributar este merecido homenaje al popular Pavolo, al que ansío oír vocear: «¡El Águila!» ¡Hoy sí que viene bueno! ¡La erupción que padece D. Simplicísimo por no vernos fenecer! ¡La fuga de de doña Tonterías! ¡Los chanchullos del concejo de las Tuerces! ¡Un descubrimiento en la cueva de la tía Pelegrino! ¡Suscriptores que no pagan!, etc., etc.

¡Pobre Cesáreo! Como la boca y la garganta sufrirán los efectos de la clamorosa propaganda que hagas de
nosotros, te invito –si quedo contento de tu trabajo- a remojar y refrescar las fauces en el ambigú de «La Rosa», donde te espero comiendo un churro, y levantando después las copas, que contendrán algún estimulante líquido, brindaremos por las prosperidades que a «El Águila» y a su nuevo repartidor va a proporcionar la mutua cooperación. ¡Salud!

******

Read Full Post »