Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30/07/16

Excursiones veraniegas

EL ÁGUILAÁguila-Cielo

Año I – Núm. 9

Aguilar de Campóo, 30 de julio de 1914.

Autor: Onsers

.

Excursiones veraniegas

___

La caravana gitanesca

        En una de esas deliciosas mañanas del estío en que los ardientes y dorados rayos del sol caían chorreandoPaisajes - Isla de la Comachona (1) fuego sobre nuestras peludas cabezas, al mismo tiempo que los alegres pajarillos dulcificaban la atmósfera entonando cánticos melodiosos, a la par que surcando el espacio unos y revoloteando otros entre las enredosas ramas de frondosos y copudos arbustos, y el susurrar de las cristalinas aguas de los arroyuelos se deslizaban entre las arenas rompiendo las vallas invulnerables que a su paso se oponían, nos dirigimos con una tropa de borriquillos por la blanca y polvorosa carretera, de Prádanos a Cervera, donde, aunque no muy satisfactoriamente nos acomodamos lo mejor que nos fue posible, formando una caravana parecida a una tosca legión de gitanos con dirección a San Pedro, pueblecito encantador, saturado de un perfume sano y embriagador, y alagado por los trinos de los ruiseñores y por los gorjeos de los alegres jilguerillos y con tan pintorescos paisajes que el poeta con su musa y el pintor con su paleta se encantarían de las bellezas campesinas de dicho pueblo.

Ya estamos andando para el mencionado pueblecito cuando la caravana a cada momento tiene que hacer alto, porque las jinetas están pocoBaile en la pradera. acostumbradas a montar en esos animalejos, ahora que se caen luego que se levantan, y así seguimos todos el camino hasta que después de un sin fin de contrariedades, sin consecuencias, podemos llegar al supradicho pueblo sanos y salvos; pero completamente reventados de cansancio y de calor.

        Después de dar una vueltecita por el pueblo y de saborear la brisa fresca de la mañana, nos dirigimos a la mesa que preparamos a la sombra de un copudo árbol a orillas del Burejo, cuyas cristalinas aguas son su monótono sonido y los alegres pajarillos saturaban el ambiente con sus armoniosos cánticos que alegraban la hora de la comida.

         Terminada ésta nos dimos un paseo por aquellos pintorescos lugares, unos pescando, tirando al blanco otros, cuando los simpáticos mozos de dicho pueblo nos convidaron a bailar al compás de un piano manubrio donde pasamos un rato bastante agradable bailando rigodones, jotas, mazurcas, etc.

Camgrejos de ríoDespués que nos cansamos de bailar nos dirigimos otra vez a la deliciosa mesa donde nos esperaba la suculenta merienda. Entre los platos más apetitosos se encontraban coleando los atrasados cangrejos, que es a los que nos parecíamos nosotros cuando nos dirigíamos a San Pedro, aunque seguramente hubiéramos tardado menos si hubieran andado los borricos como ellos «siempre patrás», porque nuestros borriquillos no iban para atrás iban de cabeza o como se les antojaba.

         Después que merendamos, la caravana se dirigió camino de Prádanos donde llegamos satisfechísimos de nuestra excursión y deseosos de volver enseguida a pasar otro día tan alegre y divertido como el día del Carmen.

******

Read Full Post »