Feeds:
Entradas
Comentarios

Tres aspectos de Aguilar

EL ÁGUILAÁguila Imperial.

Año I – Núm. 7

Aguilar de Campóo, 10 de julio de 1914.

Autor: Julio Acha

Redactor de El Diario de Cáceres

.

Tres aspectos de Aguilar:

El castillo, la escuela, el baile.

___

El castillo

 La Parrilla - El Castillo Aguilar tiene un notable castillo en ruinas.

 Para el forastero que acaba de llegar a este solar palentino de rancia estirpe castellana, esas ruinas son todo un símbolo: la fortedumbre vencida por el tiempo.

 Este noble castillo está enclavado en un risco eminente; bajo su vetustez se ampara un pueblo trabajador, un pueblo, que al dirigir su vista a lo azul del cielo, descansa en la reliquia de sus abuelos y piensa en que ellos fueron conquistadores de temple, dominadores de una raza en rebeldía.

 El castillo ha sido testigo de grandezas pasadas y puede ser un estímulo de glorias futuras.

 Aguilar tiene un venerable castillo en ruinas: él es como el espíritu del pueblo, le ampara con su manto protector, le defiende con cariño de viejo y lo anima para lo porvenir.

 La escuela

 Antigua Escuela de AguilarAguilar tiene un edificio hermoso para escuelas.

Su Ayuntamiento se ha percatado sin duda de la importancia grande que para el progreso de un pueblo supone la buena instrucción de los pequeñuelos y para ello no omite sacrificio.

 Estas escuelas, en cuya fachada se loan el trabajo y la esperanza, dan una excelente idea de los hombres que administran los intereses populares.

 En sus salones amplios los muchachos aprenden a ser hombres, a ser ciudadanos dignos y conscientes.

 Aguilar tiene un excelente grupo escolar, él es ejemplo vivo de cultura, sus aulas tutelares recogen los latidos de muchos corazones infantiles, y él es como un corazón grande y vigoroso que late a compás de los anhelos de su pueblo.

 El baile

Pareja de baile Aguilar tiene un salón de baile casi magnífico.

Cuando llegamos a él nos reciben los acordes de un organillo que entona un bailable popular.

         La juventud aguilarense busca en este sitio de esparcimiento dominical un agradable oasis en la labor de una semana entera, y las almas mozas, rindiendo culto a Terpsícore, saben divertirse y recrearse en la belleza de sus muchachas.

         Aguilar tiene un amplio salón de baile, un salón que es como el alma de la juventud, un salón donde el organillo deja oír el bullicio de unos pasodobles, la languidez de unas habaneras y la alegría de unas jotas.

         Para el cronista que a vuela pluma escribe sus impresiones de extraño, el castillo, la escuela y el baile son tres aspectos típicos del pueblo que visita; son la leyenda, la verdad y el amor que se abren paso para recibirle con caricias dulcísimas, con halagos inolvidables, con promesas venturosas…

******

EL ÁGUILA. Noticias y Ecos de Sociedad. Año 1914

Distribuye: Manos Unidas de Aguilar

Finalidad Benéfica

Imagen de la Cubierta

Autor: Nacho Martínez

Este libro recoge  interesantes Noticias y Ecos de sociedad 

(civiles, religiosos, sociales, políticos, culturales, romerías, crónicas, etc.)

acaecidos en nuestra villa y que nos refieren la forma de vida de nuestros

antepasados en el año 1914.

****
   

 

Aguilar de Campoo

El organista de la Colegiata de “San Miguel Arcángel”

____

.

Nos cuenta nuestro vecino y músico Óscar Pascasio Monzón que “Un día como hoy (30 de noviembre) hace 20 años, fallecía mi abuelo José María Monzón, una de las primeras personas que inició el movimiento musical en Aguilar de Campoo. Seguramente sin su influencia yo no hubiera sido músico”. 

El nieto, Óscar, tuvo la fortuna de tener como maestro musical a su propio abuelo. ¡Y muy bien que aprendió el sublime arte! Pero también los vecinos de Aguilar fuimos afortunados al deleitarnos en numerosas ocasiones  escuchan- do  sus magistrales interpretaciones de obras diversas de música religiosa al órgano, solo o con acompañamiento del Coro Peña Aguilón, en un escenario tan imponente como el de la Colegiata de San Miguel Arcángel.

¡Gracias José María!

Valga como homenaje al organista que fue de la Colegiata, José María Monzón, en este día en el que los familiares y los vecinos de  Aguilar le recordamos con afecto, el siguiente fragmento musical de J. S. Bach, genial músico con  el que sin duda comparte ya la música celestial por toda la eternidad.

____

.

jose-maria-monzon

Claro de Luna

A partir del poema Clair de Lune del poeta Paul Verlaine (1869), Debussy compuso una canción con el mismo nombre.

El poema de Verlaine, según la traducción de Manuel Machado, siente así:

 

Vuestra alma es un exquisito paisaje,

que encantan máscaras y bergamascos,

Fotografía de Enrique

Fotografía de Enrique Bravo

tocando el laúd y danzando y casi

tristes bajo sus fantásticos disfraces.

 

Siempre cantando en el tono menor,

el amor triunfal y la vida oportuna

parecen no creer en su felicidad

y sus canciones se unen al claro de luna.

 

Al tranquilo claro de luna, triste y bello,

que hacen sonar los pájaros en los árboles,

y sollozar extáticos a los surtidores,

surtidores esbeltos entre los blancos mármoles.

EL ÁGUILAÁguila-Cielo

 Año I – Núm 7

Aguilar de Campóo, 10 de julio de 1914.

Autor: Andrés Bravo del Barrio

.

Origen del castellano (I)

_______

Códice Emilianense

Códice Emilianense

No vamos a tratar del origen lingüístico, porque ya está dilucidado que procede del latín.

         Aquí vamos a ocuparnos del punto de origen, es decir, de la población en que pudo hallarse la capital de Castilla en los primeros momentos. Quedó consignado de un modo fijo y seguro que Velegía fue reconquistada por Alfonso I, que reinó desde 739 a 757, en cuyo tiempo fue Velegía reedificada y repoblada. El año 860 fundó el Conde Rodrigo, mandado por Ramiro I, la población de Amaya, que fue capital de Castilla y poco tiempo después, en 882, se trasladó a la nueva población de Burgos.

         Antes de 860, ¿Dónde estuvo la capital de Castilla-Velegía? ¿No parece natural que la capital de Castilla-Velegía sea la misma ciudad de Velegía?

Monte Bernorio

Monte Bernorio

        No recuerdo en este momento dónde, ni por quién se ha sostenido que los romanos dejaron en la ciudad de Velegía unas cuantas legiones para evitar que los cántabros se revelasen nuevamente, y en tal caso es incuestionable que allí tuvo que predominar el idioma latino sobre los dialectos nacionales con más intensidad que en los demás puntos cercanos.

         Mandadas retirar aquellas fuerzas para sofocar otra rebelión de Oriente, los naturales del país hablarían un idioma mezcla del de los vencedores y del de los vencidos.

         Los que viven por ese país saben mejor que yo los pueblos en que se habla el castellano antiguo más puro.

         Yo sólo tengo que referirme a Valderredible y a los Carabeos, distante dos kilómetros de mi pueblo, el primero, y los segundos algunos más, pero no muchos, al Norte.

         Recuerdo el dicho siguiente, que marca perfectamente la diferencia del castellano en tan poco espacio.

         Excavaciones en el Monte BernorioLas palabras son: ¿«Quieres venir a esti pueblu para que me triaigas un botijucu de agua»? En Lastrilla. Y «el hiju va con el hierru».

         Terán (Inocencio), de Villarén, recordará nuestro paso por los Carabeos y la frase: «Tiu aceiteru, no pase por el cameru, que está cotu».

         Este lenguaje tan distinto del castellano primitivo y empleado por pueblos tan cercanos al Norte de Velegía, ¿no justifica la suposición de que allí pudo tener asiento el núcleo más importante del moderno idioma?

         No he tenido la satisfacción de investigar la pronunciación de Valdeolea ni en el Valle de Santullán; pero si en esos puntos predomina la “u” final en vez de la “o”, no hay duda ninguna de que Valdivia es el punto de origen del Castellano.

De camino al Monte Bernorio

De camino al Monte Bernorio

          Aguilar debió crecer con la decadencia de Velegía, y para ello me fundo en que la primera noticia que de Aguilar se tiene procede de una escritura de su Monasterio de Benedictinos del 822, en que se da cuenta de la fundación de la villa, que fue engrandecida por Alfonso VIII.

         La historia posterior de Aguilar es sumamente interesante, pero su engrandecimiento no quita valor a la hipótesis por mí sustentada, sino que la confirma. Los amantes del país deben regocijarse porque aparezcan grandezas del mismo hasta el presente desconocidas, y los que podamos glorificarlas y cantarlas debemos cumplir con ese deber.

******

EL ÁGUILAÁguila-Cielo

 Año I – Núm. 6

Aguilar de Campóo, 30 de junio de 1914.

Autor: Andrés Bravo del Barrio

.

GUÍA DEL TURISTA

___

Aguilar como centro

Cuando preguntan a los de mi pueblo que de dónde son, responden, como la cosa más natural, que de Aguilar de Campóo, porque suponen que, a largas distancias, solamente Aguilar ha de ser conocido. Por esta causa yo he mirado a mi pueblo como arrabal o agregado de Aguilar.

Monte Bernorio

Monte Bernorio

        Entendiéndolo así habrá de comprenderse mi satisfacción por todo lo que a esa hermosa villa se refiere, ya sea para cantar sus grandezas pasadas, ya para prepararla un brillante porvenir.

        Este deseo me llevó a consultar en las “Guías Arco” los distintos Itinerarios Artísticos, hasta llegar al siglo XIII, de Madrid a Palencia y Santander.

        Solamente dice: “Aguilar de Campóo.- Son curiosas las iglesias de Santa Cecilia y San Miguel, ésta notable por ser de la primera época ojival, con recuerdos románicos”.

Castillo medieval

Castillo medieval

        Pasé a estudiar los hoteles y fondas recomendaos, y vi que Aguilar podía figurar en primer lugar, pero no figuraba.

         Águilas (Murcia) es la primera población por orden alfabético. ¿No hay en Aguilar quién pueda reclamar el primer puesto?

         Desde Monzón a Reinosa no dice la Guía una palabra más que las apuntadas.

         No creo que podamos conformarnos con tan pocas noticias.

         Aparte de lo mucho que otros, más entendidos que yo, pueden hacer por lo que a la villa y sus contornos se refiere, voy a exponer una idea que, si carece de otro valor, no será el de la falta de buena voluntad.

        El viajero conoce los nombres de Aguilar y Barruelo por las Guías de Ferrocarriles, pero nada le dicen de la importancia heráldica del uno ni de la industrial del otro.

Iglesia románica de Santa Cecilia - Fotografía de Esther Fuente

Iglesia románica de Santa CeciliaFotografía de Esther Fuente

       Hay un tercer lugar casi desconocido para los naturales del país, que puede producir una verdadera revolución en el turismo de la comarca.

        En el alto de Vernorio estuvo la fortaleza de Vellica, donde hicieron resistencia desesperada los Cántabros villegienses a las tropas de Augusto, que tuvo que retirarse cansado de pelear sin fruto, y su general Antisto pudo reducir a los valientes cántabros por el hambre.

        Conquistada la fortaleza, quedaron en la falda de la montaña y en las vegas cercanas algunos destacamentos, que dejaron más visibles rastros del idioma en aquella población que en las restantes aldeas.

        Después de la derrota de los cántabros villegienses, hecho consignado en muchas historias, pero desconocido para mí, hasta el año 1897, cuando me hallaba fuera de Madrid. es muy poco lo conocido en comparación con lo que falta descubrir.

Fotografía de Mari Luz García: Aguilar de Campoo - Plaza

Fotografía de Mari Luz García: Aguilar de Campoo – Plaza

         Queda probado que los cántabros villegienses vivían en Vellica; que Vellica está situada al Este de Aguilar de Campóo, y que allí quedaron las legiones romanas por algún tiempo.

        No hemos visto más noticias de Vellica o Vellegia, etc., (que con varios nombres aparece designada), en ningún documento hasta en tiempos de Alfonso I de 739 a 757. Desde Sebastián de Salamanca y otros, hasta Flórez y Morayta no son pocos los que se ocupan de la reconquista y repoblación de Velejia por Alfonso I. ¿Pudo llamarse reconquista lo que careciera de importancia? ¿Si la tenía desde antes de Jesucristo y la conservó hasta 757, cómo la perdió? Aquí entra la duda y la conjetura para mí.

        Hay un hecho que los modernos historiadores aprecian mucho para esclarecer este punto nebuloso de la historia, y éste es el idioma. Del mismo me ocuparé con más extensión, y de la primera capital de Castella Velegia.

Madrid, 11 de junio de 1914.

********

Cartel Libro

Este libro contiene un conjunto de breves relatos

cuyos protagonistas son varios niños de la histórica villa de

Aguilar de Campoo (Palencia)

A partir de las enseñanzas de sus profesores, estos colegiales,

muy “pegados” a la naturaleza del lugar,

entremezclan en sus vivencias realidad y fantasía,

en una serie de aventuras que tienen como escenarios

privilegiados la villa y sus bellísimos parajes.

* * * *

Su autor,  Luis Ignacio Martínez Franco,

es natural de Aguilar de Campoo.

* * * *

Fotografías: Esther Fuente Ruiz

****

El libro lo distribuye la ONG “MANOS UNIDAS”, grupo de Aguilar de Campoo, y tiene como finalidad contribuir a la financiación de un proyecto de cooperación al desarrollo.

_____